Alzheimer
Arritmias
Arterioesclerosis
Artritis
Artrosis
Bronquitis y enfisema
Caídas
Cáncer
Cataratas
Demencia senil
Depresión
Deshidratación
Desnutrición
Diabetes
Esclerosis múltiple
Fractura de cadera
Hipertensión arterial
Infarto
Infarto cerebral
Insuficiencia cardíaca
Insuficiencia renal
Neumonía
Osteoporosis
Párkinson
Prostatismo
Sordera
Tiroides

 



Deshidratación

Los síntomas de la deshidratación pueden incluir dolores de cabeza, similares a los experimentados durante una resaca, un repentino episodio de nieve visual, disminución de la presión sanguínea, vértigo y desvanecimiento al ponerse de pie debido a una hipotensión ortostática. nSi no se da tratamiento, pueden aparecer delirios, inconsciencia y, en casos extremos, la muerte.

Los síntomas de la deshidratación son perceptibles después de haber perdido un 2 por ciento del volumen de agua. Inicialmente aparece la sed y el malestar, posiblemente acompañado de pérdida de apetito y piel seca.

Los síntomas de la deshidratación leve incluyen sed, disminución del volumen de la orina, la cual se vuelve más oscura de lo normal; cansancio sin motivo aparente, escasez de lágrimas al llorar, dolor de cabeza, boca seca y vértigo al ponerse de pie (hipotensión ortostática).

Los síntomas se vuelven cada vez más severos con mayor pérdida de agua. La frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria empiezan a aumentar para compensar la disminución del volumen del plasma sanguíneo y de la presión arterial. A su vez, la temperatura corporal puede aumentar debido a una disminución de la sudoración. Al perder alrededor de un 5 o un 6 por ciento de agua, el individuo se muestra somnoliento, puede tener dolores de cabeza, naúseas y hormigueo en algún miembro. Si se pierde de un 10 a un 15 por ciento del agua corporal, los músculos se vuelven espásticos, la piel se seca y se arruga, la vista se vuelve turbia, el volumen de orina se reduce considerablemente y la micción puede resultar dolorosa, y se empieza a delirar. Más de un 15 por ciento de pérdida suele ser mortal. En ocasiones la aparición de todos estos acontecimientos puede tardar más de un día.

La muerte por deshidratación puede ocurrir en un lapso de 3 a 5 días.

(información extraída de Wikipedia. Más información)

 

 

 

Enciclopedia sobre la salud de sus mayores